jueves, 9 de mayo de 2013

Una empresa entre manos

Publicado en La Ruta del Empleo, 4 de abril de 2013

No te has parado a pensar, pero si llevas la mitad de tu vida luchando por poner en marcha iniciativas, aún a pesar de las dificultades y el peligro que entrañan, llevas un emprendedor dentro. Quizá hoy más que nunca. Y me refiero a todos, a los que han decidido emprender su propio negocio y a los que esperan formar parte de uno, porque ambos, en el mismo tiempo histórico se enfrentan a acciones desafiantes. Todos tenemos una empresa entre manos- En este camino hacia el éxito, los pasos que vamos a dar corren en paralelo, porque yo soy mi propia empresa. 
Si te planteas que no hay distancia entre la búsqueda activa de empleo y la creación de tu propia empresa estarás abriendo una puerta enorme al nuevo mercado, el que nos ha demostrado que los valores y competencias que se aprecian para considerarte un buen trabajador de plantilla son los mismos que para asumir el liderazgo de la puesta en marcha de un negocio empresarial: autonomía, creatividad, capacidad de adaptación, trabajo en equipo, innovación y un largo etcétera con el que te puedes sentir identificado.

No es de extrañar que habiéndose forjado en muchos trabajadores estas competencias y cualidades, disponga ahora el mercado, más que nunca, de un capital humano afanado en seguir dedicándose a aquello que le gusta. Hemos pasado,en menos de diez años, de ser trabajadores invisibles a aprender a crear nuestras marcas personales. No hay dos personas iguales, todos somos diferentes, eres un exclusivo ser humano, luego ya eres marca, la tuya -propia, auténtica y diferenciada-. No te empeñes en ser quién no quieres ser.

Crea por lo tanto tu propia empresa, tu proyecto personal y profesional y estarás creando tu propio empleo.El nuevo paradigma laboral se asienta en la movilidad, temporalidad y polivalencia continúa, se acabó el trabajo para toda la vida, prepara tu vida para el nuevo trabajo. El camino no es fácil, no nos han preparado para esto y el emprendedor que llevas dentro tendrá que renacer de las cenizas y buscar como dar solución a interrogantes y cuestiones estratégicas:

-Analizar el mercado: antes de embarcarte en tu proyecto analiza el mercado, con objetividad y realismo. ¿Me dirijo a un sector en crecimiento, demandado, innovador?   Observa a la competencia, no sólo para hacernos más fuertes sino para aprender de ella.

-Financiación: Yo soy mi mejor inversión, busca los recursos que tienes a tu alcance para hacerte más competente, sopesa el valor que tienen en tu elección o estrategia profesional y haz las cuentas. Pregunta, infórmate y toma una decisión meditada, ya sabes que la banca nunca pierde.

-Mi producto: ¿Qué ofrezco? Pocas empresas salen al mercado con las manos vacías. Nuestro nombre y apellidos, ahora, tienen mucho que decir, las redes sociales y profesionales, me ayudan no sólo a mostrar, sino a demostrar, qué soy capaz de hacer y en qué te puedo ayudar.

-Mis clientes: identificar con claridad a nuestros potenciales clientes nos ayudará a adaptar lo mejor posible nuestro producto o servicio, a dar una respuesta adecuada a las necesidades a las que queremos responder y a localizar a las personas que nos interesan para buscar las estrategias más adecuadas para llegar a ellas. Por lo tanto, antes de enviar un CV, piensa, a qué empresa, por qué, qué ofrezco y cómo puedo llegar a la persona que más influencia puede tener en mi contratación, analiza el resultado de esta estrategia y vuelve a construir aprendiendo de los éxitos y los fracasos.

Porque la distancia que antes existía entre buscar empleo por cuenta ajena y crear empresa, se difumina. A todos nos toca poner en marcha "nuestras empresas",ambas acciones son meritorias de un emprendedor, quién, según el diccionario de la Real Academia Española, emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas. ¿O quizá haya algo más retador hoy en día, qué buscar empleo o crearlo?¿Qué piensas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada